“-Me ha dicho usted que le gusta la música porque no es moral. De acuerdo. ¡Entonces, no tiene usted que empeñarse en ser moralista! No debe compararse con los demás; y si la naturaleza le ha creado como murciélago, no pretenda ser un avestruz.
A veces se considera raro, se acusa de andar por otros caminos que la mayoría. Eso tiene que olvidarlo. Mire al fuego, observe las nubes, y cuando surjan los presagios y comiencen a hablar las voces de su alma, entréguese usted a ellas sin preguntarse primero si le parece bien o le gusta al señor profesor, al señor padre o a no sé qué buen Dios. Así uno se estropea, desciende la acera y se convierte en fósil.

[...]- No hay que temer nada ni creer ilícito nada de lo que nos pide el alma.
Asustado, objeté:
-¡Pero no se puede hacer todo lo que a uno le apetece! ¡No se puede matar a un hombre porque a uno le resulta desagradable!
Se acercó más a mí:
-En determinadas circunstancias se puede hasta eso. Pero la mayoría de las veces se trata de un error. Yo no digo que usted haga todo lo que le pase por la mente. No. Pero tampoco debe usted envenenar las ideas reprimiéndolas y moralizando en torno a ellas, porque tienen su sentido. [...]El hombre al que quiere matar nunca es fulano o mengano; seguramente es sólo un disfraz. Cuando odiamos a un hombre, odiamos en su imagen algo que se encuentra en nosotros mismos. Lo que no está dentro de nosotros mismos no nos inquieta.”

Demian, Herman Hesse

ENUNCIADO DE CURSO

PROYECTOS IV Y PROYECTOS V

UNIDAD DOCENTE. Iñaki Ábalos

Laboratorio de Técnicas y Paisajes Contemporáneos.

La inercia es el origen de todo estilo. Dejarse llevar por lo que ya sabemos, repetir las técnicas que nos dieron resultados, aplicar la misma fórmula a un nuevo proyecto hasta hacerlo similar al anterior… Contra la inercia, contra el estilo, está la metodología típica del laboratorio: aislar de su realidad física un componente de la misma, estudiar cómo se desarrolla sin sometimiento a las premisas contextuales, inducir un campo de aplicaciones que sin ese estudio hubiese pasado desapercibido; proponer nuevos métodos de afrontar la realidad (el proyecto).

Durante el cuatrimestre de primavera nos enfrentaremos a un proyecto convencional aislando una sola técnica proyectual que desarrollaremos durante todo el cuatrimestre como única metodología proyectual.

El objetivo del curso es obvio: contraponer a la complejidad de programas o situaciones la máxima sencillez de las mismas para evitar así el recurso fácil a lo ya conocido y centrar el esfuerzo en la construcción de nuevas técnicas proyectuales como el camino esencial para alcanzar una verdadera personalidad creativa.

Lugar

Calle Puerto de Fuenfría 9, Madrid. Una parcela convencional en el noroeste de Madrid.

Programa

Vivienda unifamiliar. Una pareja, dos hijos, dos coches, tres dormitorios + dormitorio de invitados, salón-comedor, cocina, cuatro baños, una habitación de usos indeterminados (biblioteca, …). En total, 350-400 metros cuadrados construidos.